Sep 15

Prueba del Chevrolet V8 1955

A continuación reproduzco acá el articulo de la revista Mecánica Popular de Mayo de 1955 donde su chofer de pruebas Floyd Clymer examina y da su opinión del Chevrolet v8 de ese año. Disfrutenlo, pues el 55´es uno de los modelos mas destacados entre los clásicos.

EL CHEVROLET V8 SOMETIDO A PRUEBA
Por Floyd Clymer
chevy_may55-bEL AUTO que probé fué un Chevrolet sedán de cuatro puertas, modelo Bel Air 1955, con Powerglide y un motor V8 de 162 caballos de fuerza, Lo conduje de Los Angeles a Phoenix, Arizona, regresando vía Las Vegas, Nevada, y la ruta del Lago Arrowhead. El recorrido total, incluyendo algunos cortos viajes fuera de la carretera, fué de 1596 kilómetros.

Es este auto el Chevrolet más fácil de manejar que haya yo conducido y proporciona la sensación de ser un coche de tamaño grande. Debido a las mejoras en su suspensión delantera muestra una excelente estabilidad al efectuar virajes. Los cojinetes de bolas usados en el mecanismo de dirección facilitan la conducción del vehículo, sin ninguna ayuda motriz.

Los muelles traseros, que son de tamaño más largo, se hallan situados fuera del bastidor, como en el Corvette, y no hay duda de que contribuyen a tina mayor estabilidad ya un mejor afianzamiento del vehículo en la carretera. El Chevrolet emplea ahora una flecha de cardán de tipo abierto (transmisión Hotchkiss) la cual es mucho mejor que la transmisión de tubo de torsión usada anteriormente, ya que hay ahora menos peso sin suspensión, y el extremo trasero no salta tanto al viajar el auto a altas velocidades sobre caminos accidentados

El Chevrolet tiene un reducido radio de viraje, de apenas 11.58 metros; requiere solamente unas 5 1/8 vueltas del manubrio de dirección, de tope a tope.

El nuevo motor V8 del Chevrolet tiene un sorprendente rendimiento. El auto puede desarrollar una velocidad constante de 145 kilómetros por hora, sin dificultad; además, es capaz de alcanzar una velocidad máxima de 174 k.p.h., de acuerdo con el velocímetro (en realidad, es de 162).

Las pruebas de aceleración también me sorprendieron grandemente. El nuevo Chevrolet demora sólo 12.9 segundos en alcanzar una velocidad de 95 kilómetros por hora, desde la inmovilidad. El Chevrolet 1951 demoraba 20.2 segundos, y el de 1953 tomaba 19.6 segundos para alcanzar esa misma velocidad.

El consumo de gasolina resultó mayor que el de los Chevrolet que he probado antes. A una velocidad constante de 95 kilómetros por hora, el Chevrolet V8 1955 tiene un rendimiento de 6.8 kilómetros por litro; el del Chevrolet de seis cilindros del año 1953 era de 8.2 k.p.l., y el del modelo de seis cilindros de 1951, de 8.0 k.p.l.; los tres estaban equipados con Powerglide. En el auto de 1955 empleé gasolina de alto octanaje para las pruebas de velocidad constante, mientras que en los de 1953 y 1951 utilicé la de tipo ordinario.

El Chevrolet 1955 provisto del motor V8 pesa 15 kilos menos que el mismo modelo con motor de seis cilindros. La capacidad de aceite del V8 es de sólo 3.79 litros, y la del modelo de seis cilindros es de 4.73 litros.

El auto no mostró tendencia alguna a sobrecalentarse, aun al transitar por el caluroso desierto de Mojave o al ascender por inclinadas carreteras en laderas de montañas.

Los neumáticos sin cámara, que ahora constituyen equipo de norma, no producen tantos chirridos al efectuar virajes, pero primero tendré que experimentar un reventón y reparar un neumático desinflado antes de que dé mi entera aprobación a este nuevo tipo de llanta.

El indicador del Powerglide ha .sido movido en el tablero; se halla ahora directamente debajo del velocímetro. Prefiero la ubicación que tenía antes, donde era mucho más fácil de ver.

El Powergllde es una transmisión excelente. Se le han hecho grandes mejoras desde que apareció por primera vez. No muestra tanto deslizamiento como antes.

La marcha del vehículo proporciona comodidad. No noté ni chirridos ni ruidos en la carrocería, a pesar de que no se emplea ningún material amortiguador de sonidos. Tampoco noté ninguna entrada de agua o polvo.

Las defensas se hallan montadas lo mas cerca posible de la carrocería, y el largo total es de sólo 4.98 metros, o sea que es el coche más corto de los Tres Grandes. El capó debiera ser más bajo y tener una inclinación mayor en la parte delantera, a. fin de mejorar la visibilidad directamente enfrente de las ruedas. Sin embargo, la visibilidad es excelente, tanto la anterior como la posterior; el parabrisas de tipo envolvente contribuye a una visibilidad delantera más amplia. Los extremos de los guardafangos traseros son altos y pueden ser vistos por el conductor.

Las ventanillas se abren y cierran con facilidad. Debido a su amplitud, el interior es sumamente cómodo y un hombre alto puede entrar y salir sin dificultad alguna. Sin embargo, los respaldos de los asientos delanteros debieran tener mayor acojinamiento así como más resortes.

El sistema de ventilación requiere un tiempo mayor que el ordinario para calentar bien el interior del vehículo.
ESPECIFICACIONES Chevrolet 1955
La posición del conductor es excelente, así como el ángulo del manubrio de dirección. No se sabe cuál es la presión del aceite y el rendimiento del generador, ya que, en lugar de los cuadrantes empleados antes, ahora se utilizan luces rojas de advertencia que sólo se encienden cuando los índices bajan a cero. Prefiero indicadores que muestren lo que está pasando y lo que no está pasando.

El velocímetro es grande y con forma de abanico, lo que facilita su lectura, excepto por una cosa: la mitad superior del aro de la bocina obstaculiza la vista del velocímetro.

Como lo mencioné anteriormente, descubrí que era necesario emplear gasolina de alto octanaje. Al usar gasolina de tipo ordinario se escuchan bastantes detonaciones. Sin embargo, ahora que las grandes compañías de gasolina están aumentando el octanaje de su combustible de tipo ordinario, es posible que éste pueda usarse en ciertas regiones del país.

El auto consumió dos litros de aceite después de un trayecto de apenas 650 kilómetros, por lo que decidí efectuar averiguaciones al respecto. Me puse en contacto con el departamento de ingeniería de la Chevrolet, donde me informaron que el automóvil de prueba que me habían dado tenía uno de los primeros motores V8 en salir de la línea de producción. Los primeros motores tenían anillos cromados de aceite que eran demasiado duros y que demoraban mucho en asentarse. Pero luego se instalaron en todos los otros motores anillos de aceite Perfect Circle No.98, eliminándose así dicho problema, manifiesta la Chevrolet.

No es raro el que un nuevo modelo adolezca de ciertos defectos, y el Chevrolet no constituye excepción alguna a esta regla. El defecto de los anillos de pistones se solucionó después de haber salido unos cuantos miles de coches de las líneas de montaje. Entiendo que, a solicitud de los dueños, se están instalando anillos nuevos en los motores de los primeros autos que salieron de la fábrica.

4 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • cheo on 15 septiembre, 2016 at 1:14 pm
    • Responder

    Muy bueno este foro!!!!! Es único en Cuba, no lo dejen caer!!!

    • EL DEL VEDADO on 15 septiembre, 2016 at 5:45 pm
    • Responder

    Interesante la prueba, despues el Bel-Air no fue igual . El impala, ¿que me dicen del impala sobre todo 58?

    1. gracias. tratare de actualizarlo diariamente en lo posible.

    2. tengo sobre el chevrolet 1958 varios articulos que preprar, del impala 58 tengo informacion tambien

Deja un comentario

Your email address will not be published.