«

»

Nov 02

Prueba del Mercedes Benz 300 SL de 1956

Aquí reporducimos la prueba del famoso Mercedes Benz 300 SL “Alas de Gaviota” efectuada por Flouyd Clymer para la revista Mecánica Popular en Marzo de 1956.

Prueba del Mercedes Benz 300 SL

por Floyd Clymer

1954 Mercedes-Benz 300 SL Gullwing; top car rating and specifications

Mercedes-Benz 300 SL

EL MERCEDES-BENZ 300SL que sometí a prueba, había recorrido ya 25,000 kilómetros al comenzar aquélla. Dicho coche es propiedad del Sr. Wendell Fletcher, funcionario de una compañía de aviación en California, quien gentilmente lo cedió para este ensayo.

300sl_engine

Motor Mercedes-Benz 300 SL, observese la bomba de inyección de combustible

El motor de seis cilindros, con inyección de combustible, desarrolla 240 caballos de fuerza. Su desplazamiento es de 2.995 litros: esto representa aproximadamente la mitad del tamaño del motor de un Cadillac, Chrysler o Lincoln.

La unidad inyectora de combustible ha sido diseñada y fabricada por la firma alemana Bosch. Esta casa tiene gran experiencia en inyectores de combustible, tanto del tipo diesel como de gasolina. (Los aviones cazas alemanes de la Segunda Guerra Mundial estaban equipados con inyectores de gasolina Bosch.) El combustible se inyecta intermitentemente, directamente al interior de las cámaras de combustión. Gracias a la inyección del combustible, los “puntos flacos” de la carburación quedan eliminados, siendo el pique muy efectivo, aun desde muy bajas velocidades en el engrane de cuarta.

300sl_engine_2

Mercedes-Benz 300 SL

Para cerciorarme de la calidad de esta planta de fuerza decidí probar el coche a alta y baja altitud. En Salton Sea me encontraba a 75 metros bajo el nivel del mar; en cambio, cerca de Lake Arrowhead, en el paso El Cajón, en las montañas San Bernardino, la elevación era de 1311 metros sobre el nivel del mar. El sistema inyector funcionó igualmente bien a ambas alturas.

El motor está montado en ángulo en el bastidor (los cilindros se hallan colocados aproximadamente en la misma posición que una hilera del V8 convencional), para permitir el empleo de un capó más bajo. La carrocería en realidad mide sólo 130 centímetros de alto.

Las cualidades de manejo del coche a altas velocidades, sobre caminos escabrosos y en las curvas, son incomparables. Su aceleración es extremadamente rápida y el conductor experimenta siempre una sensación de gran seguridad, aun a altas velocidades. El coche que usé no estaba especialmente preparado para la prueba; sin embargo, demostró ser sumamente veloz. La aguja del velocímetro marcó 240 kilómetros por hora en los recorridos de velocidad.

1955

Mercedes-Benz 300 SL

El SL es un coche que realmente hay que manejarlo para disfrutar de sus inigualables cualidades. Con esto quiero decir que es necesario hacer considerables cambios de velocidades a fin de conservar el motor acelerado a su punto de mayor eficiencia, para su máximo rendimiento. En muchos sentidos, la conducción de este coche puede compararse a la sensación que se siente al guiar una poderosa motocicleta de carreras, por su brioso rendimiento y rápida acción de la dirección.

800px-Gaisbergrennen_2009_Bergfahrt_087

Mercedes-Benz 300 SL

El coche de prueba tenía una relación de eje trasero de 3.25:1, la más alta de todas las desmultiplicaciones optativas, siendo las otras de 3.42:1, 3.64:1, 3.98:1 y 4.11:1. El eje de 3.64 es el más popular para uso ordinario. La fábrica Mercedes asegura que con el eje de 3.25 este coche desarrolla 260 kilómetros por hora y, con la sincronización correcta y sobre buenas carreteras, no hay duda que tal cosa es posible. El coche alcanza 160 k.p.h. fácilmente a 5200 revoluciones por minuto en tercera. En cuarta, desarrolla 180 sin esforzarse lo más mínimo. Su velocidad máxima parece estar limitada solamente por las condiciones de tránsito, y no por factores mecánicos.

Su consumo de combustible es sorprendentemente bajo, si tenemos en cuenta el rendimiento del motor. El gasto de aceite fué de aproximadamente un litro cada 500 kilómetros. Tiene un radiador de aceite para mantener la temperatura baja durante el tiempo cálido; ciertamente es ésta una característica excelente.

El coche tiene una dirección recia, debido a su rápida desmultiplicación (dos vueltas del manubrio de tope a tope). Esta es una característica deseable tanto para tomar las curvas como para conducciones a altas velocidades. En todas las ruedas se emplean amortiguadores del doble acción y el mecanismo de la dirección tiene un amortiguador hidráulico. El SL toma las curvas como si estuvierá montado sobre rieles de acero, excepto en un exceso de deslizamiento. Aun en un patinaje de las cuatro ruedas, el coche conserva su estabilidad y su conductor experimenta la sensación de ejercer un control excepcionalmente bueno. En las curvas, el coche tiene muy poco deslizamiento lateral y ningún bamboleo. La suspensión trasera emplea muelles espirales con semiejes oscilantes. La suspensión frontal se compone de muelles espirales independientes con horquillas. Hay además una barra frontal contra balanceos. Como es natural, una característica que es vital para la estabilidad del coche en carretera, es su bajo centro de gravedad.

Los frenos operan hidráulicamente con un servomecanismo de vacío que facilita su funcionamiento. Los tambores son de aluminio con forros de hierro vaciado y aletas radiales que contribuyen a la disipación del calor. Las zapatas de los frenos son de aluminio y de ajuste propio. Esta marca de coche posee los excelentes frenos que se requieren para su extraordinario rendimiento. Comprobé que son muy eficaces, con muy poco evidencia de debilitamiento a cualquier velocidad o condición de marcha. El freno de mano se halla al lado izquierdo del asiento del conductor y se aplica tirando de él hacia arriba. Tiene una tuerca de mariposa para ajustarlo cuando se necesita, debido al desgaste de los forros.

800px-1955_Mercedes-Benz_300SL_Gullwing_Coupe_34

Mercedes-Benz 300 SL

Las puertas están abisagradas en su parte superior y se abren hacia arriba. La entrada y salida del coche constituye un inconveniente, especialmente para la mujer. Pero, después de todo, el 300SL se supone que sea un coche de carreras, por lo que lo anterior no le preocupa en lo absoluto al entusiasta de autos deportivos; es más, muchos de ellos aprueban esa característica de todo corazón. El manubrio de la dirección se pliega hacia abajo para facilitar la entrada en el auto. Las puertas están equilibradas, y se suben y se bajan fácilmente una vez abiertas. Las manijas de las puertas se pliegan al interior de la carrocería, y es necesario empujarlas con el pulgar para que la palanca embutida salte hacia afuera, la cual se hala luego para abrir la portezuela. Para conseguirlo, se requiere un doble movimiento de la mano; arreglo éste que no considero bueno.

800px-M-BCC_072211Gullwing_Int3_IMG_7561lrgbook3crop

Mercedes-Benz 300 SL

La posición de conducción es sumamente confortable y la visibilidad es buena. El conductor y el pasajero experimentan la sensación de hallarse en una cabina de avión, y no en un automóvil, ya que el panel de instrumentos está lleno de indicadores y perillas de todos los tipos. Muy bien situado directamente enfrente del chofer se encuentra el velocímetro de 290 kilómetros por hora y el taquímetro que el aficionado al coche deportivo usa ventajosamente, especialmente en competencias. A la izquierda del conductor se halla el botón regulador del encendido, que permite adelantar o retrasar la chispa de acuerdo con el octanaje de la gasolina; un medidor de gasolina para el tanque de 1311itros situado bajo la cubierta posterior, y un manómetro para el aceite.

También tiene el panel de instrumentos un medidor de la temperatura del aceite, un botón para regular una bomba de combustible montada detrás, la cual se usa a veces a altas velocidades y también para emplear los nueve litros de gasolina de reserva. Hay dos botones para la bocina: uno se encuentra en el centro del, manubrio de dirección y el otro está ala derecha, para uso del pasajero; asimismo tiene este coche un encendedor de cigarrillos, excelentes limpiaparabrisas de dos velocidades, calentador, y palancas para regular la ventilación interior en cada lado. El sistema de ventilación está diseñado para operación libre de chiflones. Una ranura sobre las ventanilla posterior expulsa el aire viciado a medida que usted guía. El aire fresco penetra a través de lumbreras. El pasajero puede fumar estando las ventanillas del coche cerradas, sin que el conductor sienta molestia alguna pues el humo es expulsado a través de la ranura trasera. Aun cuando el sistema de ventilación es adecuado estando el coche en movimiento, éste es prácticamente un horno durante el tiempo caluroso. Si se desea, las ventanillas de las puertas pueden quitarse por completo. Los frentes de estas últimas tienen alas de vidrio abisagradas.

Montado en la parte superior del tablero de instrumentos se encuentra un cenicero removible. El espejo retrovisor tiene considerable vibración y el cristal del Mercedes que probé estaba algo deformado. Directamente sobre el espejo hay una luz de techo que se enciende al abrirse una cubierta; un arreglo excelente. La palanca de las luces direccionales está a la derecha; o sea, a la inversa que en los coches norteamericanos. Se halla montada en la columna de la dirección, debajo del manubrio, y no es de retorno automático. Después de tomar una curva es necesario moverla a su posición anticentellante.

Los pedales son pequeños y el del acelerador podría ser más alto o el del freno más bajo, para una operación más conveniente. Para activar el freno se requiere una presión muy ligera en el pedal. El embrague es recio, sólido y está dotado de gruesos muelles necesarios para la potencia que el coche desarrolla y para resistir el abuso a que generalmente se somete. Como resultado de esto, la presión del pedal es intensa; tan intensa que su constante operación en el tránsito resulta cansada. Debiera estar dotada de un mecanismo motriz que facilitara su operación.

1954 Mercedes-Benz 300 SL Gullwing; top car rating and specifications

Mercedes-Benz 300 SL

La transmisión de cuatro velocidades es de tipo sincronizado libre de choque de engranes en los cambios. Dicha transmisión es de excelente construcción y ha sido diseñada para cambios rápidos; pero en primera, segunda y tercera, los engranes son ruidosos. Estos ruidos molestan al novicio, pero, de nuevo, no es cosa que le quite el sueño al aficionado a los coches deportivos. Se escucha un ligero zumbido a velocidades de viaje en cuarta; una sensación de superioridad de un coche dotado de extraordinaria potencia, velocidad, resistencia y duración.

Finalmente, las defensas, como en la mayoría de los autos extranjeros, son angostas y no proporcionan suficiente protección al estacionar el coche.

 

 

1 comentario

  1. EL DEL VEDADO

    Para tu conocimiento estando en Secundaría y de eso hace ya más de 30 años, en Linea y 2 en el Vedado con frecuencia veia un mercedes gaviota, lo que no te puedo asegurar si es el 300-SL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>