Ago 17

Chrysler 300C 1957

Chrysler 300C 1957

En una entrada más antigua hablamos de los modelos Chrysler 300 y luego del 300 de 1955, hoy le toca el turno al preferido mío, el 300 C de 1957.

Como sabemos el Chrysler 300 fue una respuesta a los deportivos de Corvette y Thunderbird, solo que a diferencia de estos el “300” era un coupe hardtop grande, muy lujoso y no era un auto por decirlo así netamente deportivo, mas bien era un autlo de lujo personal.

Eso si con una gran potencia y un rendimiento en velocidad y aceleración sobresaliente.

Chrysler 300C 1957

Esa misma filosofía continuo en 1957 para el 300, que fue un año de grandes cambios en cuanto diseño y estilo en los autos de la Chrysler, el modelo 300 no fue la excepción, un nuevo estilo bajo y ancho se impuso, caracterizado el frente por una gran careta frontal grande y ancha, cuatro luces delanteras con aberturas rectangulares bajo estas que son encargadas de refrescar los frenos y la defensa con forma descendente en el medio para acomodar parte de la careta.

Chrysler 300C 1957

El auto tenía grandes aletas traseras las cuales comenzaban a elevarse justo detrás de las puertas y llevaban luces de cola a todo largo del borde estas, ambos parabrisas eran grandes y envolventes. Se fabricó en versiones coupe hardtop y convertible.

Interior del Chrysler 300C 1957, este tiene aire acondicionado, miren la enorme consola central con las tres rejillas de este

Puesto del conductor del Chrysler 300C 1957 a la izquierda del volante pueden ver los botones de la Torqueflite

El interior era muy lujoso y con un diseño atractivo en su pizarra que era acolchada, esta constaba de 2 grandes esferas que brindaban toda la información sobre el funcionamiento del carro a la izquierda estaba el velocímetro y a la derecha estaban agrupados temperatura, presión de aceite, carga de la batería y nivel de combustible, en medio de ambos indicadores se encontraba el reloj y más abajo a ambos lados de la columna de dirección estaban los controles de luces, limpiaparabrisas entre otros.

Los autos estaban provistos de transmisión automática, esta era operada a botones y a la extrema izquierda del tablero estaban ubicados dichos botones. las puertas llevaban por dentro la insignia con el número en el panel de estas. 

Interior de un Chrysler 300C 1957

La tapicería era  de cuero con asientos acolchados de espuma Airfoam, las opciones incluían aire acondicionado, asiento eléctrico de 6 posiciones, ventanillas eléctricas, desempañador del parabrisas trasero (en los modelos coupe), radio con bocina para el asiento trasero y antena eléctrica entre otras.

Motor Firepower HEMI 392, observen los dos filtros de aire de los carburadores

Motor Firepower HEMI 392, observen los dos filtros de aire de los carburadores

El plato fuerte de este auto era su excepcional rendimiento, su motor era el HEMI V8 “Firepower” de 392 pulgadas cubicas de desplazamiento, compresión 9.25:1 con 2 carburadores Carter 4- WCFB 2334S de 4 bocas que rendía 375 caballos de fuerza, este motor estaba acoplado a una transmisión automática Torqueflite de 3 velocidades, esta combinación de motor transmisión se consideró la más eficiente, de mejor rendimiento y fina de su tiempo, con unos números escandalosos para el Chrysler 300: de 0 a 96 km/h en 8.3 segundos, 0 a 162 km/h en…¡21.5 segundos!, de 0 a 195 km/h en…¡45.5 segundos!,   la velocidad máxima era de alrededor de 209 km/h.

Chrysler 300C 1957 convertible

Por si fuera poco estaba el paquete opcional de “alto rendimiento”; donde gracias a un mejor árbol de levas, cigüeñal para trabajos pesados, resortes de doble válvula, alzaválvulas mecánicos, válvulas de escape mejoradas, tubos de escape de gran diámetro con baja contrapresión entre otras mejoras, la potencia del motor subió a 390 caballos de fuerza, contaba ademas con frenos mejorados y neumáticos Goodyear Blue de 9.00 x 14 con llantas más anchas. Para este modelo no estaban disponibles las opciones de frenos de poder ni dirección hidráulica y se advertía que: “El motor opcional no se recomienda para el cliente promedio de 300C “…en otras palabras era un carro para andar a altas velocidades, con el motor opcional sus números eran: de 0 a 96 km/h 7.2 segundos, de 0 a 162 km/h 20.3 segundos, de 0 a 195 km/h en ¡40.9 segundos!  Y una velocidad máxima de 212 km/h. Solo se construyeron 18 carros con este paquete de alto rendimiento.

Chrysler 300C 1957

Las opciones mecánicas eran: frenos de poder y dirección hidráulica, que no estaban disponibles en los autos con la opción de alto rendimiento.

En las primeras entregas de autos, hubo queja de los clientes cubanos, pues de los primeros modelos 300 de 1957 que entraron a nuestro país, los propietarios se quejaron de que el flujo de aire acondicionado era insuficiente para el asiento trasero. La Chrysler rápidamente envió a un ingeniero a Cuba que identifico el problema se encontró una solución a este y fue puesta en práctica acá. Hace años vi un Chrysler 300 de 1957, lamentablemente ya no tenía su motor, era movido por un humeante motor diesel de Aro, una verdadera lástima.

Chrysler 300C 1957

El Chrysler 300C de 1957 era un auto lujoso y veloz, con un rendimiento excepcional sus propietarios veían a los demás autos por el espejo retrovisor. La producción total fue de solo 1918 hardtop’s y 484 convertibles, siendo en estos momentos uno de los autos más perseguidos caros y codiciados por los coleccionistas de autos norteamericanos de la década del  50’.

y amigos…Estamos en Carnavales, por lo que el blog no se actualizara mas hasta el proximos miercoles 23. saludos a todos !

Guardar

Deja un comentario

Your email address will not be published.