Ene 03

Land Rover 109 serie IIA Prueba de Mecánica Popular

Feliz 2018 a todos los lectores de Garage Clásico, aquí estoy nuevamente luego de unas merecidas –creo yo- vacaciones… A todos los amigos lectores que me han enviado felicitaciones a mi correo per el año nuevo, por un error en este se borraron los mensajes y perdi las direcciones, espero me disculpen por los que no haya podido responder, pero les deseo a todos un muy buen 2018.

Arrancamos con un carro que siempre me ha gustado y aquí tuvimos en Cuba muchísimos, al menos en la zona donde yo vivo, el Land Rover, aquí conocimos sobre todo los modelos Santana y los anteriores a 1959, aunque por ahí anda alguno que otro más moderno. El Land Rover se importaba desde los años 50´a EEUU y en Abril de 1964, la revista Mecánica Popular probó el Land Rover 109 Serie IIA modelo Station Wagon, una prueba muy interesante por las conclusiones de esta, ya que como sabemos el 4×4 por excelencia de EEUU es el Jeep, a continuación, íntegramente dicha prueba:

PRUEBA DEL LAND ROVER

Mecánica Popular Abril de 1964.

Land Rover 109 Serie IIA modelo Station Wagon

Este auto tiene una resistencia extraordinaria, ¿pero podría el ama de casa sentir satisfacción al conducir el mejor vehículo para safaris que se fabrica hoy?

Por Ed Nelson

SI, AL MOVERSE a lo largo de una autopista, le gustaría soñar que transita usted a través del Sahara o de una selva de la América Central, pruebe el Land Rover.

Después de todo, es el vehículo de norma para safaris. Dice su fabricante británico que también lo utilizan 26 diferentes ejércitos y que se encuentra hoy diseminado a través de 157 países. Alega él que el Land Rover es el mejor automóvil de mando en las cuatro ruedas que hay en el mundo y, basándonos en nuestra propia experiencia, diríamos que sería muy difícil contradecir esto. También declara que es el auto más adaptable del mundo, y posiblemente tenga toda la razón.

Land Rover 109 Serie IIA modelo Station Wagon

 Las montañas de Connecticut no son altas, pero se encuentran muy cerca las una de las otras e incluyen un gran número de pendientes, por lo que fue allí donde Mecánica Popular decidió someter a prueba el Land Rover. Nos entregaron un modelo de gran distancia entre ejes (2,76 metros) , con carrocería de camioneta rural, el cual condujimos a lo largo de una “trocha” cubierta de rocas y zanjas. No obstante las enormes tensiones impuestas, no se produjeron chirridos ni en la carrocería ni en el bastidor. Nos pareció que, del bastidor para arriba, el vehículo se mostró totalmente ajeno a las torturas a que lo sometimos. Sólo la acción de los rígidos muelles permitió mantener un contacto continuo con el suelo.

Land Rover 109 Serie IIA modelo Station Wagon

 Algunas de las pendientes eran muy agudas, por lo que no fue posible iniciar su ascenso con el auto moviéndose a una velocidad moderada. Pero aún con un comienzo lento, hubiéramos podido subir esas cuestas con el mando conectado sólo a dos ruedas y la transmisión en alta. Al moverse en Baja o Segunda (relaciones generales de 16:1 y 11:1), da la sensación de disponer de tal potencia que se olvida uno de que aún queda más fuerza que aprovechar. Cuando se acuerda uno de esto, puede contar con toda esa potencia adicional de inmediato.

Ninguna Atención al Estilo

En este auto de trabajo no se ha prestado atención alguna al estilo. Pocos son los adornos superfluos, ya que nadie ha tratado de embellecer el Rover. Por ejemplo, no hay la más ligera traza de cromo en el interior o el exterior. En vez, las molduras y las defensas se hallan galvanizadas. Hasta la parrilla es de gruesa malla de alambre galvanizado.

La marcha, claro está, es algo parecida a la de un camión, con rebotes similares a los de los vehículos con una distancia entre ejes más corta. Pero el Land Rover da la sensación de ser extraordinariamente potente tanto al conductor como a los pasajeros. Aún en medio del conglomerado tránsito de la ciudad de Nueva York, se siente uno como el más poderoso de todos los conductores. Y sus guardafangos de recia apariencia desaniman a los que quieren salirse de su pista para echarlo a uno hacia un lado en el camino.

Land Rover 109 Serie IIA modelo Station Wagon

El asiento es sorprendentemente cómodo. Los respaldos son bastante bajos y los resortes de los cojines son muy profundos. Sin embargo, estos resortes actúan en combinación con la dura suspensión en tal forma que nunca da uno contra el fondo ni salta tampoco del asiento. Pero convendría que tuviera cinturones de seguridad.

La posición de manejo es cómoda. El ángulo del manubrio es similar al de los autos de pasajeros, y su posición también es conveniente. Sin embargo, el interior parece haber sido diseñado para personas muy corpulentas. El asiento de banco en sí ofrece espacio para tres personas, tal como se alega. Pero los controles están diseminados de tal forma que el conductor necesita dos de estos lugares, por lo que un pasajero central tendría que ser un contorsionista o carecer de piernas. Los pedales se hallan colocados contra la pared izquierda y la palanca de cambios se encuentra en el centro mismo del piso. En Tercera o Alta, hasta puede incomodar al pasajero de la derecha. El motor está situado bien hacia atrás, por lo que el tabique que lo rodea llega casi al borde del tablero de instrumentos. Y en un sector oculto del tabique contrafuego, bien hacia la derecha, se encuentra el botón de arranque. Esto resulta ideal en los vehículos con el manubrio en el lado derecho, pero no es adecuado para los Estados Unidos, por ejemplo.

La combinación de estrangulador y acelerador, llamada el control de arranque en frío, está conectada a un detector de calor en el cabezal. Cuando el enfriador y el motor alcanzan la temperatura de funcionamiento, se prende una luz de advertencia de color ámbar en el tablero para indicar que ya no se necesita el estrangulador.

Máxima Economía de Espacio

¿Y qué tal es la carrocería? Pues es estrictamente funcional. Las ventanillas laterales se deslizan de atrás para adelante, con objeto de poder utilizar puertas y paredes más delgadas. Las manijas de las puertas, tanto adentro como afuera, están dentro de rebajos para que no sobresalgan. Se aprovecha al máximo todo el espacio disponible en el vehículo, el cual mide en metros 4,44 de largo, 1,62 de ancho y 2,05 de alto. Los escalones fuera de las puertas se pliegan hacia arriba para que no estorben, pero cuestan 48 dólares adicionales, y realmente no son imprescindibles.

Land Rover 109 Serie IIA modelo Station Wagon

La fuerza del motor de cuatro cilindros y 2,28 litros de desplazamiento (con una potencia de 77 caballos de 4250 r.p.m.) proviene de un juego de relaciones de engranajes que bien podrían aprovecharse en un tractor; pero, claro está, contribuyen aun gran aumento en el consumo de combustible. La larga camioneta rural (cuatro puertas) que sometimos a prueba desarrolló un kilometraje de 5,5 k.p.l. durante un recorrido de más de 1400 kilómetros, el cual incluyó casi un día entero de manejo en caminos accidentados y varios días en el tránsito de la ciudad de Nueva York.

Estas mismas relaciones -de 2,996:1 en Baja, 1,148:1 en Alta y 4,7 en el eje trasero-producen en la carretera ciertos chirridos que podrían ser molestos. Sin embargo, el Land Rover desarrolla velocidades de viaje de 115 kp.h. sin dificultad alguna.

El diseño básico ofrece una excelente visibilidad, especialmente hacia adelante. Pero la montura del neumático de repuesto en la parte superior del capó, por la cual muchos dueños pagan 6 dólares adicionales, entorpece la visibilidad en la parte delantera derecha. Conviene más colocar el neumatico de repuesto a la izquierda, sobre la puerta trasera.

Es posible que la bocina tenga un sonido débil para no asustar a los animales de la selva, pero no surte mucho efecto en las calles de Nueva York. Sin embargo, la forma del auto en sí, que denota fuerza y solidez, llama grandemente la atención.

 Para la Familia

En vista de todas las ventajas que ofrece el Land Rover como vehículo para regiones agrestes, cabe preguntar si serviría como auto de familia. No hay duda de que constituye un buen medio de transporte. Particularmente como camioneta, ofrece espacio suficiente para transportar a los niños de la escuela a la casa y viceversa, y hasta los más traviesos de ellos no podrían causar daño alguno al interior. Hay espacio para dos adultos y un niño en la parte delantera, para tres adultos en el centro, y para dos adultos de tamaño normal o cuatro niños en la parte trasera. El auto también es lo bastante cómodo para viajes cortos. Sería verdaderamente ventajoso en una playa.

Land Rover 109 Serie IIA modelo Station Wagon

Pero es posible que al sexo débil no les agrade la idea de doblar el cuerpo para mover la larga palanca de cambios. Hasta aprender a conectar el estrangulador (cosa difícil para las mujeres) , podrían rasparse los nudillos de las manos. Con un mando en las ruedas delanteras solamente (equipo de norma) el círculo de viraje es ancho, pero la dirección manual de relación variable resulta pesada.

Hasta aquí la prueba de Mecánica Popular, pero agrego que el Land Rover Serie IIA Station Wagon del 64´ se fabricaba en versiones con motor de gasolina y diesel. El motor de gasolina, ya sabemos los datos, los repetimos: 4 cilindros,  2.28 litros de desplazamiento y 77 caballos de fuerza, con dicho motor el Land Rover tenía una velocidad máxima de 100 km/h, con una aceleración de 0 a 100 km/h de 41 segundos. La versión diesel era de 4 cilindros, de 2.28 litros igualmente de desplazamiento, pero con una potencia de 62 caballos de fuerza,s u velocidad máxima era de 90 km/h y la aceleracion de 0 a 100 km/h era notablemente menor.

Land Rover 109 Serie IIA modelo Station Wagon

—————————————————————————————————————————————

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.