Ford Consul Mark II 1956

La marca Ford siempre tuvo presencia en Europa, entre 1950 y 1972 en Gran Bretaña se fabricó el Ford Zephyr cuya gama incluía el Zephyr Zodiac y el Consul, este último bastante conocido acá en Cuba del que aun ruedan unos cuantos modelos sobre todo del Mark II, carro del que hablaremos hoy.

El Ford Consul se fabricó entre 1951 y 1962, su primera generación abarcó desde los años 1951 a 1956, año en el que se lanzó un nuevo modelo llamado Consul Mark II que compartía la carrocería básica del Zephyr lo que con algunos cambios, pues el Consul era el modelo base de la línea Ford Zephyr. Esta nueva carrocería en sus líneas tenía influencias del estilo americano de la época.  Era un sedán compacto para 6 pasajeros de líneas limpias y redondeadas de 4 puertas, sin grandes adornos o protuberancias en la carrocería, en el frente tenía una careta sencilla en forma de media luna con intermitentes a los lados de esta, parabrisas de una sola pieza, ventiletes en las puertas delanteras y traseras estos últimos fijos. Los guardafangos traseros, sobresalían del maletero en unas aleticas discretísimas con las luces de nuevo diseño dentro de unas carcasas metálicas niqueladas.

El Consul era un carro sin grandes pretensiones pues dentro de la gama Zephyr era el modelo más barato, por lo que su interior era tremendamente sencillo, un tablero de diseño austero, que recordaba mucho al de los Ford y Mercury americanos, el velocímetro estaba en un semicírculo que sobresalía del tablero montado en una base que contenía los  indicadores de temperatura y nivel de combustible con luces de advertencia entre ellos y más abajo fuera de esa base, estaban ubicados los controles de luces, limpiaparabrisas, encendido etc.

La tapicería era de buena calidad con combinaciones de colores que armonizaban con la carrocería.

Mecánicamente el Ford Consul, venía con un motor ya usando en el modelo anterior de 4 cilindros en línea de 1703 cc y 59 caballos de fuerza, al motor se le incrementaron el diámetro y carrera del pistón, la relación de compresión  aumentó y se mejoró el sistema de enfriamiento.

El embrague era de accionamiento hidráulico. La caja de velocidades era manual de 3 marchas con palanca de cambios en la columna de dirección; opcionalmente se ofrecía la sobre-marcha Borg-Warner. En cuento a rendimiento el Ford Consul de 1956 tenía estos numeritos: Velocidad máxima 127.6 km/h, aceleración de 0 a 60 mph (96 km/h) de 23.2 segundos y el consumo era de 12.8L/100kms o sea unos 8.3 km/l aproximadamente.

Aquí en Cuba a pesar de que en esos años eran los autos americanos mayoría, al parecer, por la cantidad de Consul que vemos en la calle, este modelo se vendió bastante bien, aunque actualmente, deben quedar muy pocos o quizás ninguno con su mecánica original. La mayoría de ellos tiene colocados ya motor y caja de Lada, suspensión delante y puente de otras marcas así como sistema de dirección: también se les ha adaptado motores diesel de distintas marcas y el carrito queda bastante bueno.

El Ford Consul Mark II se estuvo fabricándose hasta 1962, durante el tiempo de fabricación se le hicieron mejoras mecánicas y cambios estéticos, siendo en la parte mecánica una de las más significativas, los frenos de disco opcionales en 1960. No se volvió a fabricar hasta 1972 formando parte de la variante de menor precio del Ford Granada.

1 comentario

    • Durichel el 20 abril, 2021 a las 6:58 pm
    • Responder

    Es un carro que me gusta, sencillo sin muchas cosas que se rompan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.