Los autos del KGB: Volga 23

Hace unos días anuncié que hablaría sobre el Volga 24-24 auto usado por el KGB; pero luego de ir preparando la entrada, me di cuenta que sin hablar del GAZ-23 o Volga 23, no estaría bien. Por eso primero hablaremos del GAZ-23 y luego del Volga 24-24….

Volga 23

Durante los años de la Guerra Fría, las embajadas extranjeras en la Unión Soviética tenían sus propios vehículos fabricados en sus países de representación o en otros, siendo dichos autos de primera línea sobre todo en la embajada de Estados Unidos (el gran rival en todo de la URSS). Los autos usados por esta eran Ford Fairlane, Cadillac, Chevrolet y otros autos de una potencia y rendimiento muy superior a los autos soviéticos de la época.  Por lo que para acciones de seguimientos, contrainteligencia y vigilancia, se necesitaba un carro muy superior a los que fabricaba la industria de la Unión Soviética. El KGB (servicio secreto) lo solicitó y la respuesta esa solicitud en diferentes épocas fueron el Volga-23, Volga 24-24 y Volga 24-34.

GAZ-23

El GAZ-23 o Volga 23 fue el primero de estos autos, llamado en los documentos clasificados como ¨coche rápido¨ o ¨coche de escolta¨. Se fabricó desde el año 1962 a partir del conocido Volga 21, exteriormente era un auto un ¨21¨  de diseño fuertemente marcado por el estilo americano de los años 50´ pero interpretado por los diseñadores soviéticos, el nuevo auto tenia parabrisas panorámico, líneas más esbeltas y modernas, mayor amplitud interior entre otras mejoras.  

Motor V8 ZMZ 23, un desarrollo del ZMZ 13

En la parte mecánica el auto fue dotado de un motor ZMZ-23 V8, el cual era un desarrollo del motor ZMZ 13 del ¨Chaika¨ , pues tenía diferencias en cuanto a la sujeción del motor al carro. La cilindrada era de 5.526 centímetros cúbicos, 195 caballos de fuerza con carburador de 4 bocas. Este motor degradado en cuanto a relación  de compresión, carburación y otras características fue renombrado y usado en los camiones GAZ 53, GAZ-66 entre otros vehículos  incluidos militares.  La transmisión era automática de 3 velocidades, basada en la Ford-O-Matic, tenía la palanca selectora de velocidades ubicada en la columna de dirección. La relación del eje trasero era de 3.38. Se fabricó con tubo de escape doble y sencillo.

Vista trasera de un Volga 23 observen los 2 tubos de escape

Debido a estos cambios, la carrocería del auto fue reforzada significativamente, sobre todo los largueros del mono-chasis donde iba colocado el motor, el radiador era de mayor tamaño naturalmente, los frenos fueron completamente nuevos, eran de tamboras, pero estas eran de un diseño especial que permitía un mejor enfriamiento de los frenos, los forros eran más resistente al desgaste,  la bomba de frenos de mejor capacidad de la que incluso el líquido de frenos era especial; un detalle es que el Gaz-23 nunca tuvo hidrovac ¿extraño verdad?.

Interior del Volga 23, noten la ausencia del pedal del cloche, y el velocimetro curiosamente solo marca hasta 160

La suspensión delantera y trasera fue reforzada con resortes y barras de mayor tamaña la delantera y detrás las hojas de muelles de mayor grosor. Buscando un mejor equilibrio en el auto y características de manejo (recordemos que el Volga 21 del cual desciende este carro era de 4 cilindros) se le colocó a algunos carros de fábrica un contrapeso de plomo en el maletero, aunque luego se retiró pero se dejó la sujeción para este en muchos  autos fabricados. En otros autos se colocaron 2 baterías, una de ellas para los equipos de radiocomunicación adicionales que estaban en el maletero, el cual tenía el accionamiento de la cerradura desde el interior del auto.

En cuanto a rendimiento, la velocidad máxima del Volga 23 era de más de 170 km/h (el Gaz-21 de unos 130) y una aceleración de 0 a 100 km/h de 16 segundos.

Volga 23

El GAZ-23 naturalmente no estaba a la venta para el público, se usó para escoltar los autos de los altos dirigentes de la URSS, como patrulleros de alta velocidad y servicio del KGB, asi como para uso gubernamental en países aliados. El auto era ensamblado en una cadena de montaje aparte en la fábrica GAZ y su producción se extendió hasta el año 1970. ¿Entró el GAZ 23 a Cuba?…ahí queda la pregunta….

2 comentarios

    • Vic el 28 octubre, 2020 a las 5:48 am
    • Responder

    Pues si que llegó a Cuba. Un compañero de trabajo de mi padre posee uno color crema (de fabrica). Estos autos, si bien no se vendieron al público, tampoco eran las carrozas super exclusiva de la élite, como la línea Chaika ni el ZIL 111. Y de estos últimos también los hay en Cuba… y en manos de particulares… no se como se hicieron de ellos… de hecho, en este año vi un Porsche 911 particular en reparación capital aquí en Guantánamo… increíble

    • Vallina el 19 noviembre, 2020 a las 2:20 pm
    • Responder

    Si que entro a Cuba, aquí en Pinar del Río hay uno de color negro que pertenece a la empresa de TABA y lo he visto muchas veces andando por la calle…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.