Oldsmobile F85 Jetfire de 1962: el primer auto de serie con turbo

Oldsmobile F85 Jetfire 1962

Como se ha dicho en entradas anteriores, la marca de las innovaciones en la General Motors era Oldsmobile, uno de sus hitos mas importantes fue la transmisión automática en 1940 y en 1962 dió otro paso al frente, al ser el primer automóvil fabricado en serie del mundo en equipar turbo, concretamente con el Oldsmobile F85 Jetfire de 1962.

Oldsmobile F85 Jetfire 1962 motor, observen el turbo, la colocación de este y sus tuberías de entrada y salida, el filtro de aire esta colocado a un lado del motor y se ve el tanque del líquido que se inyectaba en la admisión a la derecha (con la tapa metálica y roja)
Diagrama del motor Jetfire

El Oldsmobile F85, fue el modelo lanzado por Oldsmobile para competir en el mercado de los autos compactos en 1961. Al año siguiente Oldsmobile fue la marca elegida para estrenar el turbo, dentro de esta la serie F85 y concretamente el modelo Cutlass de 2 puertas. El Oldsmobile F85 Cutlass era un hardtop de 2 de puertas muy similar al modelo 61´solo que con algunos retoques menores en la careta y las luces traseras. el Jetfire se diferenciaba de los F85 por logos ¨Jetfire¨ , el cintillo lateral y un manómetros de presión del turbo en la pizarra.

El motor, el plato fuerte, pues bien este motor era el V8 ¨pequeño¨ de 215 pulgadas, al que se le acopló un turbo marca Garrett fabricado especialmente para este motor, la compresión del motor llegó a 10.25:1, para evitar la auto- detonación del motor los ingenieros de la GM inventaron un sistema que inyectaba un líquido bautizado como “Turbo Rocket Fluid” en la admisión del motor que evitaba que ocurriera la auto-detonación, este liquido no era más que mezcla de agua destilada, metanol y un inhibidor de la corrosión.  El“Turbo Rocket Fluid” estaba en un tanque aparte y si por casualidad su nivel ya estaba bajo, una luz en la pizarra del carro advertía de ello y en caso de acabarse, un ingenioso sistema evitaba que el turbo entrase en funcionamiento y evitaba posibles daños al motor. El carburador era de 4 bocas y la potencia del motor aumentó hasta los 215 caballos de fuerza.

No hay espacio para nada….

El rendimiento del auto era sobresaliente, logrando una velocidad máxima de 177 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h de 8.5 segundos. Su manejo lamentablemente no estaba a la altura de lo que brindaba el motor, pues no se modificaron ni suspensión ni chasis ni dirección, se mantuvieron estos como el Oldsmobile F85 ordinario.

Oldsmobile F85 Jetfire 1962

Pero, todo no fue color de rosas, a pesar de lo interesante que resultaba el auto era caro y recibió críticas: presentaba problemas de refrigeración del motor, el carburador requería ajustes bastante periódicos algo complicado con lo ajustado del compartimiento motor, problemas con el sistema de inyección del “Turbo Rocket Fluid”, además los dueños muchas veces sencillamente no sabían conducir el Jetfire: lo hacían de una manera tan sueve que el turbo no llegaba a entrar en funcionamientoTodo eso le dió fama de auto problemático. La fábrica de forma gratis dio la opción a los dueños de instalar un motor sin turbo nuevo totalmente gratis, algo a lo que muchos se acogieron.

Las ventas fueron pobres, de solo 3765 autos en 1962 y aumentaron a 5842 en 1963, los automovilistas no estaban aún preparados para un vehículo así y se dió por concluida su producción en 1963. Debido a que muchos propietarios decidieron cambiar el motor Jetfire por uno convencional es muy muy dificil encontrar un vehículo de estos con su motor turbo. Mas adelante otros fabricantes adoptaron el turbo, sobre todo vehículos deportivos con buenos resultados, pero el primero de todos fue el Oldsmobile F85 Jetfire de 1962.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.